Si tienes un hondo penar
                          piensa en mí;
                          si tienes ganas de llorar
                          piensa en mí.
                          Ya ves que venero
                          tu imagen divina,                        
                          tu párvula boca
                          que siendo tan niña,
                          me enseñó a pecar.

                          Piensa en mí
                          cuando sufras,
                          cuando llores
                          también piensa en mí.

                          Cuando quieras
                          quitarme la vida,
                          no la quiero para nada,
                          para nada me sirve sin ti.

                               Luz Casal