Me siento, a veces, triste  
                          como una tarde del otoño viejo;  
                          de saudades sin nombre,  
                          de penas melancólicas tan lleno…

                          Mi pensamiento, entonces,  
                          vaga junto a las tumbas de los muertos  
                          y en torno a los cipreses y a los sauces  
                          que, abatidos, se inclinan… Y me acuerdo  
                          de historias tristes, sin poesía…

                          Historias  que tienen 
                          casi blancos mis cabellos.

                            Manuel Machado Ruiz