La preparación de los efectivos del Mando de Operaciones Especiales (MOE) con base en Rabasa es de un elevado nivel y así lo han demostrado en una competición de tiro en Fort Benning (Estados Unidos), donde participaban 31 equipos y el español ha quedado en la primera posición.

P. CERRADA La consideran "la prueba más militar" y menos deportiva de las competiciones de tiro y un equipo de tiradores de precisión del Mando de Operaciones Especiales ha demostrado que esta unidad es la élite del Ejército español con un primer puesto en "The 9th Annual U.S. Army International Sniper Competition" en Fort Benning, en Georgia. Entre los 31 equipos que han participado en la competición ganada por el MOE figuran dos grupos de los Marines y el SWAT del FBI de Los Ángeles.


Este certamen era una prueba combinada de inserción con helicóptero, movimiento nocturno y acecho diurno con disparo a distancia desconocida. 31 equipos de unidades militares y policiales de Estados Unidos, Inglaterra, Irlanda y España han participado del 15 al 22 de octubre en esta dura prueba.
Durante la competición se han realizado ejemplos de situaciones que actualmente vive el Ejército norteamericano y esta prueba supone "una magnífica escuela para actualizar procedimientos", según Defensa.
Los equipos han tenido que superar durísimas pruebas, hasta el punto de que diez equipos ni siquieran lograron terminar la competición. Los militares participantes están movilizados desde las seis de la mañana, cuando reciben una explicación de las pruebas del día y recogen el armamento y munición para ejecutar los ejercicios. Las pruebas diarias se prolongan hasta las once de la noche, cuando llega la hora de limpiar el armamento y dejarlo preparado para el día siguiente.

Estrés físico y mental
Cuando se encuentran en el campo de tiro los equipos aguardan su turno sin poder ver la prueba que se está realizando y sin poder hablar con las unidades que ya la han concluido. Todas las pruebas se realizan con un elevado estrés físico y mental. En una de ellas realizaron una marcha de 25 kilómetros antes de la prueba de tiro y en otra tenían que arrastrarse por el suelo mil metros entre la vegetación sin ser detectados por un equipo de observadores altamente adiestrados, los instructores de la US Army Sniper School.

Los tiradores de precisión del MOE de Rabasa reciben una instrucción muy compleja que requiere tiempo. Su formación comienza con el curso de operaciones especiales en el que aprenden "a dominar tanto aspectos tácticos como de supervivencia, topografía, comunicaciones, armamento etc., para después continuar con otro periodo de cinco meses de formación avanzada en Operaciones Especiales". Una vez completan estos cursos se realiza una selección de los mejores tiradores para realizar otro curso de un año que les capacite para formar parte de los equipos de tiradores de precisión. Una vez superada esta formación los especialistas ya están disponibles para ser empleados en ejercicios o misiones donde se requieran estos especialistas.

Desde hace cuatro años, el Mando de Operaciones Especiales participa en este tipo de competiciones internacionales, en las que se pone a prueba el entrenamiento y pericia de los tiradores. Además de las pruebas prácticas, paralelamente a la competición se desarrollan "una serie de simposium donde se ponen en común nuevas técnicas, lecciones aprendidas y tácticas que reforzarán los programas de entrenamiento de los tiradores".