Esta clase de mensajes, la mayoría de las veces indeseable, incómodo y perjudicial para los receptores de estos tipos de correos, son potencialmente una pérdida de tiempo para el receptor. Las empresas informáticas aducen que son también un oneroso problema administrativo debido al consumo excesivo de ancho de banda y espacio de almacenamiento que pueden provocar. La razón de esto es su capacidad de crecimiento potencialmente exponencial: por ejemplo, suponiendo que un usuario envía un mensaje en cadena a 4 personas, y éstas a otras cuatro, y así sucesivamente, veremos que cada vez que el mensaje se transmite, la cantidad de copias del mensaje se multiplica por cuatro. Resultando en una progresión de 4n, donde n es la cantidad de retransmisiones. Desde luego, rara vez los mensajes en cadena siguen una progresión predecible en términos numéricos (cada usuario decide a cuántos otros les envía la cadena o, incluso, no reenviarla), su comportamiento sigue acercándose al crecimiento exponencial. También es cierto que los mensajes en cadena pierden efectividad cuando el conjunto de potenciales reemisores está saturado (todos lo han leído ya y comienzan a recibirlo de vuelta).

En una gran cantidad de casos la información que se presenta es falsa o fraudulenta. Muchas de estas cadenas se escriben expresamente para dañar la reputación de una persona o empresa al difundir rumores.

Otro grupo de información que incomoda a los receptores de las cadenas de correo electrónico son generalmente, chistes, humor negro, rumores etc.

Principales problemas de las cadenas de correo electrónico

Saturación de la bandeja de entrada del receptor: El receptor en su cuenta de correo electrónico frecuentemente es bombardeado por mensajes de este tipo, hasta llegar incluso a sobrepasar el límite permitido de almacenamiento, como consecuencia la cuenta de correo quedaría inactivo, perjudicando definitivamente al usuario.

Otro problema es que un mensaje que contenga muchas direcciones puede pasar por un ordenador con un troyano que capture las direcciones para spamearlas. Se puede evitar utilizando el campo CCO (o BCC, según el idioma del cliente de correo electrónico) para poner la dirección y así éstas no aparecerán en el mensaje.

Muchos se preguntarán: ¿Por qué recibo "spam" en mi correo electrónico…?, una de las causas es precisamente el envío de mensajes en cadena, las empresas principalmente las que ofrecen servicio de pornografía o productos piratas, aprovechan esta modalidad, infiltrándose en los ordenadores para recopilar información de todas las cuentas de correo electrónico registrado.

Orígenes y tipos de cadenas

Estas cadenas generalmente tienen el mismo formato que consta de un ‘gancho o anzuelo’, una amenaza y una petición. La mayoría explotan, ya sea, los buenos sentimientos de las personas, su avaricia o sus supersticiones y claro está, su ignorancia como usuarios. Al final de la carta se le pide al usuario que reenvíe el mensaje a x número de contactos.

Este tipo de cadenas no son nuevas en el mundo del correo electrónico. Las cadenas de mensajes, conocidas muchas veces también como cadenas de la suerte surgen como mensajes de correo convencional que solicitan al remitente reenviarlo bajo la amenaza de que "romper la cadena" ocasiona mala suerte. La velocidad de transmisión del correo convencional y los tiempos que incurría cada eslabón en copiar y retransmitir el mensaje evitaban que se convirtieran en un problema mayor.

Con el surgimiento del correo electrónico, sin embargo, copiar y retransmitir mensajes se hizo mucho más fácil y rápido, lo cual, a su vez, ocasionó un crecimiento de las cadenas y los tipos de cadenas.

Cadenas de la suerte

Un mensaje de cadena de la suerte suele prometer fortuna a quien redistribuye el mensaje y desgracias a quien "rompe la cadena"; esto es a quien no comparte el mensaje.

Chistes

Los chistes contados a través de correo electrónico se han convertido en cadenas. Muchos de estos mensajes incluyen al final frases como "cuéntaselo a x amigos" o "haz reír a otro amigo", con lo cual se pretende convertir el mensaje en una cadena.

Algunos chistes se convierten en cadena por sí mismos cuando éstos son buenos, sin necesidad de contener mensajes que inviten a reenviarlos.

Hoaxes

Artículo principal: Hoax

Los hoaxes son engaños. Por ejemplo anuncios de falsos virus, es decir, correos electrónicos en los cuales se informa de un virus maligno, que en realidad no es cierto. Son del tipo: "no aceptes un correo con el asunto tal" o "no admitas al contacto cual". Es muy importante no hacer caso de los mensajes en los cuales se pide borrar un archivo (supuesto virus) del ordenador: esto puede ser gravemente dañino.

Mensajes espirituales, religiosos o de superación personal

Estos correos invitan a compartir un mensaje sólo porque pueden ayudar al destinatario a ser más feliz. Contienen mensajes alentadores, vivencias, oraciones, etc.

Círculos de la amistad

Una cadena de este tipo simplemente invita a reconocer cuántos amigos se tiene por la cantidad de veces que se devuelve la cadena.

Premios

Algunos mensajes indican que alguna empresa está ofreciendo premios, bien a través de una rifa o a la totalidad de los remitentes que figuren en la cadena. La idea de ganar un premio potencia la cantidad de usuarios a los cuales puede llegar una cadena.

Estos mensajes son, casi siempre, fraudes tipo hoax que no provienen de la empresa en cuestión y buscan, o bien dañar a la empresa, o bien recolectar direcciones de correo electrónico para efectos de spam.

El último " hoax" que corre por Internet es el de no aceptar al contacto josealzira66@hotmail.com .